viernes, 24 de octubre de 2008

En ablande

No sé si serán mis antepasados árabes los que con su legendario talento mercantil me dictan todo el tiempo locas ideas desde el subconsciente, o es que soy yo así nomás, y en realidad mi trastorno tiene algún nombre psiquiátrico en latín de difícil pronunciación.

Están los que ven una necesidad y encuentran la manera de satisfacerla. Ponen en juego una creatividad sin límites que está en todos nosotros y la hacen obra.
Ese no es mi caso.
A mí, si bien se me ocurren ideas, tratar de empujarlas más allá del segundo instante en que nacen es algo que me da mucha pereza.

Infinidad de productos y/o servicios son añorados por mi mente - como por ejemplo- un chupete con rastreador de luces y/o sonido para encontrarlos cuando se pierden o un pañal con sensor de color en la cintura que se active al entrar en contacto con residuos sólidos, pero la añoranza también me dura poco.

Sin embargo, hay uno que vuelve de manera recurrente y hoy he decidido compartirlo con ustedes por si algún espíritu emprendedor decide llevarlo a la práctica.

Así como el vino necesita ser descorchado media hora antes de ser bebido para respirar, así como un risotto antes de ser servido, adquiere su verdadero fulgor reposando cinco minutos con la olla tapada, de la misma manera, la ropa interior adquiere su ajuste perfecto recién de un tiempo de ser usada.

No sé de slips o boxers, pero puedo asegurarles que tanto bombachas como corpiños cuando son recién comprados tienen una rigidez que requiere de un tiempo de “ablande”.

Las hay las que imperturbables soportan estoicamente ese período y están las impacientes como yo que a la media hora abdican y vuelven a la vieja bombacha. A esa un poco raída y descolorida, con el algodón ya medio translúcido pero que tiene un elástico amigo que se amolda perfectamente a mis curvas y no divide los michelines en pliegues que antes no estaban.

La misma que al ser vista en el tender por mi madre, es alzada despectivamente y mirada con destino de trapo de limpieza al decirme: - “No podés usar esto ¡!! Y si estando en la calle tenés un accidente, es un papelón ¡!! “
Jamás entendí a qué tipo de accidente se refería, pero supongo que si tengo alguno de gravedad, lo que menos me preocuparía es que alguien del SAME me vea la bombacha medio traqueteada.

Disculpen la digresión, vuelvo al tema que nos convoca.

Mi propuesta es la siguiente: la creación de un servicio que realice un maniquí a medida para que se pueda poner a estirar ahí la ropa interior que se quiera amoldar sin tener que sufrir las consecuencias en carne propia (nunca mejor usada esta frase).

Eso es todo.
Este es mi aporte a la humanidad. No será el descubrimiento de la penicilina, pero cada uno suma lo que puede, y yo te puedo asegurar que cuando te aprietan los interiores pocas cosas importan más.
Cedo generosamente los derechos de la idea con la sola retribución de algún día ver plasmado este sueño.

Gracias a todos.

Gracias a APTRA.

14 comentarios:

Daniela dijo...

Mi novio siempre se queja de sus boxers porque tiene un culo al estilo rafa nadal (pero ojo, tampoco la pavada eh!). Lo del maniquí es medio raro, yo soy de tener ideas locas, pero eso no se me había ocurrido. Lo que si se me ocurre es si me podés hacer un maniquí con la forma de, no see, Brad Pitt por ejemplo. Quedate tranquila que si algún día lo haces la ropa interior te la compro igual, pero me gustaría un maniquí de esas características.. O sino, ya que esto es un delirio, me voy bien al re carajo, podés hacer maniquíes todos iguales de cera, gordos, y cuando viene una clienta con un encendedor moldeas el cuerpo hasta que quede como el de ella :D..
Bueno, me voy llendo porque esto ya me supera..

Lore b dijo...

Un maniquí que esté todo el tiempo mostrándome la forma de mi cuerpo??? ni en pedo, yo me creo una modelo escultural de 20 años y si veo una réplica de mi cuerpo con tetas caidas y culo aplastado y en el medio la cintura de ballena entro en depresión!!!, a lo mejor algo estilo percha para colgar dentro del placard estaría mejor.
Yo también soy volada con las ideas...ya pedí la creación de un marcador múltiple de varios colores que cual sello profesional estampe el nombre de mis críos en todos lados (ya van a ver cuando tengan los niños campamento y tengan que rotularle hasta las medias)..... los 300 lápices....nadie apostó a mí creación!!!

Lena dijo...

Yo jajajaja como Lore B jajajaja ni pedo!

Qué horror!

Ya puestos, inventar a un hombre que no ronque.

Besos

Lau...Plan B. dijo...

Un estirador de bobachas, muy bueno,muy útil. Cuando fumaba yo queria un cenicero de ese material que fosforece en la oscuridad, para poder fumar tranqui, con la luz apagada y sin peligro de no embocar...pero no lo encontré por ningun lado,che.
De chiquita me encantaba inventar...y fabricar...mi abuelo tenia un taller de reparaciones de todo tipo, imaginate ´qué felicidad!!...y mi abuela, costurera, que mejor que fabricarte las muñecas como te daba la gana!. :)
Abrazo.

Adriana dijo...

A mí lo que se me ocurrió es zapatitos extensibles que se yo del 19 al 29 para que le duren varios años y no tener que descartarlos cada seis meses como hago yo por que los pies de mis hijitos crecen y crecen y dejan atrás zapatos coquetitos casi sin uso Adriana

Luli dijo...

mmmm concuerdo con las chicas!
Suficiente con mirarse al espejo cada dia...como para tambien tener que ver en la habitacion el maniqui...que refleje a cada instante la urgente necesidad de hacer algo por mi cuerpo!


Besos

Anónimo dijo...

Voy por el chupete sonoro, el pañal colorido, el estampa nombres, el zapato extensible pero NI EN PEDO CON EL MANIQUI DE MI CUERPO!! Prefiero sufrir porque un elástico enrojeció mi rollo michelín a verme en maniqui!!!
Un beso y saludos
Flor

Caro dijo...

Vos decís algo como la horma de los zapatos (no se si Horma es con o sin h.... disculpe la inorancia)...mmm yo no se...
a mí me gustaría que exista una cosa que depile definitivamente, que no duela, que no cueste una fortuna, que no queme, que no arranque los pelos en frío (el que invento la epilady es un sádico), y que se haga en 3 minutos... se podrá?

elgatodorado dijo...

sistema español pero con anestesia total

Filipa dijo...

jajaj, me ha hecho mucha gracia el maniquí, me agrada que te desveles por la humanidad, a mi no me sentaría nada mal tener uno de esos.
Muy bonito tu blog, te dejo un saludo

andrea dijo...

Daniela, lo que vos decís es la version masculina de una muñeca inflable.

Lore b: Si la percha extendida te entra en el ropero, avisame, porque a mí no. Lo del marcador no lo entendí bien, pero ya te voy a pedir asesoramiento, descuidá.

Lena: Hay cosas que tarde o temprano nos llegan a todos... los ronquidos... la celulitis...
las hemorroides, la corto acá porque ya es deprimente.

Lau..Plan B: buenísimo lo del cenicero fosforecente. Qué lindo tener una infancia con juguetes de grandes!

Adriana: el zapato extensible de niños sería un gran exito comercial sin duda. O si no zapatos descartables pero que sean baratos, no como los pañales.

Luli: hay que hacer algo, pero no es urgente, mientras se puede uno tomar unos mates con bizcochitos

Flor:Ok, ya entendí. Besos

Caro: La epilady y la picana son casi la misma cosa, pero yo de cabeza dura porque la había comprado, la vengo usando desde hace unos 15 años, y puedo decirte que después del entumecimiento inicial que te dura el primer año, después se tranforma en un dolor tolerable.

elgatodorado: Si hubiera mala praxis de depilación con cera Norma Brenta tendría más juicios que Roberto Giordano (y creo que eso no es posible)

Filipa, pues muchas gracias, besos

.♥Ana♥ dijo...

Jajaja, qué ocurrente!! Me gustó mucho la idea... jaja, me hacés reir mucho, si tuviera confianza diría que sos como una "loca linda" pero bueno, como no tengo confianza, no lo digo...jajaja...Besos...
Ana.

carolina gonzález dijo...

Tienes razón con lo de las bombachas (aquí les decimos pantaletas, pero sin duda bombacha tiene más estilo). Me has hecho reir mucho porque yo creí que mi madre era la única que tenía la obsesión por los casos de ropa interior medio indigna y la posibilidad de un accidente. Siempre me pregunté si en caso de estar tirada en una calle luego de un accidente mis primeras (o últimas ) palabras serían: no me miren las pantaletas que la liga está floja.

Estrella dijo...

Concuerdo contigo, los chones nuevos son siempre incomodos, no todos peri la mayoría, y eso de tener un accidente y que te los vean, bueno, es como tu dices, eso es lo de menos. Me encantan tus opiniones, saludos!